¿Que creemos?

Declaraciones de la de en la Iglesia Cristiana de Houston

¿Qué creemos y por qué?

I. DIOS.
Creemos que hay UN SOLO DIOS, creador de TODAS las cosas existentes ya sea visible o invisible. Dios es único y verdadero: no hay nadie como el. Dios es Espíritu: Dios  es un Dios vivo, eterno, omnisciente, omnipresente, omnipotente. Su carácter es infinitamente santo, amoroso, misericordioso, justo y bueno. Ese único Dios se manifiesta en tres personas que son El Padre, El Hijo y El Espíritu Santo. Sol Dios es digno de adoración.
TEXTOS DE PRUEBA
(Mr.12:29; 15.45:22; Dt. 6:4; Sal. 90:2; Col.1:16; 1 Tim. 1:17; Hch.14:15; Jn. 4:24; Mr.10:27; Jer.23:24; 15.6:3; 1 Sam 2:3; Sal 103:17; 1 Juan. 4:8; Sal.25:8; Mt. 28:19; Mt. 4:10; Jn.1:1; 2 Cor. 3:17)
II. JESUCRISTO
Jesucristo llamado por la Biblia El Hijo de Dios, es Dios mismo hecho carne, Dios hombre: concebido sobrenaturalmente en el seno de la Virgen María. Dios toma la naturaleza humana, así la Divinidad y la humanidad se unieron perfectamente en una sola persona para jamás ser separados, este es Jesucristo: verdadero Dios y verdadero Hombre; el cual  verdaderamente vino a la tierra y vivió una vida santa y sin pecar jamás, aunque fue tentad en todo como cualquier hombre; el cual verdaderamente padeció bajo el gobierno de Poncio Pilatos, fue crucificado, verdaderamente muerto y sepultado para pagar por los pecados de todos los hombres y reconciliarnos con Dios, su Padre; este Jesucristo verdaderamente resucito de los muertos al tercer día conforme a las Escrituras y volvió a tomar su propia cuerpo de la sepultura y le apareció a si vivo a sus apóstoles, y subió así al cielo en donde fue glorificado y allí está hoy, vivo y sentado lleno de gloria, poder y majestad. y ciertamente El volverá así para juzgar a todos los hombre en el día postrero.
Este Jesucristo es a la vez el máximo profeta y dio toda la verdad necesaria para que el hombre sea salvo. El es el camino, la verdad y la vida y nadie puede ir al Padre si no es por El.
TEXTOS DE PRUEBA
(Jn.1:1; Jn. 1:14; Lc. 1:3135; 15.7:14; 15.9:6; Col.2:9; 1 Tim. 2:5; 1 Tim 3:16; Jn.20:28; 1 Jn.4:2; 1 Jn.5:6; Heb 2:17, 14; 1 Jn.5:20 Jn. caps.18, 19 y 20; Hch.1:1-11; 2Tes.1:17-10; Hch.3:22-23; Jn.14:6).
III. EL ESPIRITU SANTO
El Espíritu Santo, el cual procede del Padre y del Hijo, es Dios mismo   verdadero y eterno Dios. Creemos a su personalidad, según es manifestada en las escriturad, es decir, que ama, escrudiña, testifica, guía, da poder e intercede por los santos. El Espíritu Santo no da testimonio de si mismo sino de Jesucristo. Su ministerio es indispensable para la iluminación y salvación del hombre, así como para preservar esa salvación, y para la iglesia cumpla su ministerio de extender el reino de Dios.
TEXTOS DE PRUEBA
(Jn.15:26; Jn.14:16-17; Mt.28:19; 2 Cor.3:17; Hch.5:3-4; Jn.16:7-11; 2 Tes.2:13;  Hch.1:5-8).
IV. LA BIBLIA
Creemos que la Biblia, o Sagrada Escritura es divinamente inspirada. Creemos que cada palabra, idea, versículo, capitulo y libro fueron dados directamente por Dios a través de sus instrumentos escogidos. Las Sagradas Escrituras contienen  toda la verdad necesaria para obtener la salvación y para vivir una vida que llegue hasta la perfección cristiana. Es la única regla de fe, verdadera y conducta. Son la máxima autoridad en cuanto a asuntos doctrinales. Creemos que la Biblia es dada por Dios para TODOS  los nombres y que raciona, excelente e indispensable  tanto para la vida espiritual como para la vida practica. Sostenemos el método de interpretación literal del texto en su contexto y en armonía con todas las demás, siempre con la ayuda del Espíritu Santo.
TEXTOS DE PRUEBA
(2 Tim.3:15-17; Stg. 1:21; Jn.6:63; Sal.19:7; Sal.119:105; 2 Ped.1:19-20; Sal.119:160)
La Biblia se compone de los siguientes libros y todos son divinamente inspirados: Génesis
Éxodo, Levíticos, Números, Deuteronomio, Josué, Jueces, Rut, 1 Samuel, 2 Samuel, 1 Reyes, 2 Reyes, 1 Crónicas, 2 Crónicas, Esdras, Nehemías, Ester, Job, Salmos, Proverbios, Eclesiastés, Cantares, Isaías, Jeremías, Lamentaciones, Ezequiel, Daniel, Oseas, Joel, Amos, Abdías, Jonás, Miqueas, Nahúm, Habacuc, Sofonías, Hageo, Zacarías, Malaquías, Mateo Marcos, Lucas, Juan, Hechos de los Apóstoles , Romanos, 1 Corintios, 2 Corintios, Gálatas, Efesios, Filipenses, Colosenses, 1 Tesalonicenses, 2 tesalonicenses, 1 Timoteo, 2 Timoteo, Tito, Filemón, Hebreos, Santiago, 1 Pedro, 2 Pedro, 1 Juan, 2 Juan, 3 Juan, Judas, Apocalipsis.
V. EL ANTIGUO TEXTAMENTO
La biblia se divide en Antiguo y Nuevo Testamento (o pactos). Creemos que el Antiguo y Nuevo Testamento junto constituyen la palabra de Dios.  Creemos que estamos viviendo ene le nuevo pacto que el antiguo pacto fue preparatorio y que el Nuevo pacto en Cristo es el cumplimiento del antiguo. Que Dios abolió los ritos y ceremonias de la Ley del Antiguo pacto y por lo tanto no son necesarios ni obligatorios para nadie. Sin embargo creemos que ningún cristiano está exento de cumplir los mandamientos y principios de la ley moral enseñados en el Antiguo Testamento ya que estos no fueron abolidos, son divinamente inspirados y concuerdan perfectamente con el espíritu de Nuevo  Pacto. De este modo, en ninguna manera el Antiguo Testamento es contrario al Nuevo testamento, sino por el contrario es complemento perfecto y parte indispensables de la Biblia.
TEXTOS DE PRUEBA
(Heb.8:6; Heb.7:22; Lc.22:20; Heb.8:7; Heb9:1; Heb.7.11; Col.2:16; Gal.4:9-11; Mt.5:17-18; Lc.16:16-17; Rom.3:31; Sal.119:152; Sal.19:7; 2 Tim.3:16; 1Cor.10:11).
VI. LA CREACION Y LA PROVIDENCIA DE DIOS
Creemos que en el principio Dios creó todas las cosas por medio de su Hijo, y que por lo tanto toda existencia es finita y dependiente de Dios, la fuete y el fin fe toda las cosas vibres e invisibles. El croa al ser humano a su propia imagen, con lo cual coloco al ser humano aparte de entre los animales. En su libre albedrio, su carácter moral, su superior intelecto y su naturaleza espiritual, el ser humano fue semejanza de su Creador.
En su providencia, Dios se ocupa de la vida de su hijos y en todo obra para su eterno bien.
Escucha y contesta sus oraciones. Por medio de Jesucristo  sostiene la entera creación. Es soberano sobre todas las cosa, pero no es el autor  del pecado. Doto  al ser humano con el poder de autodeterminación y le considera responsable de sus opciones morales.
TEXTOS DE PRUEBA
(Gen.1:1,26,27; Sal.28:6-7; Sal.34:17-19; Sal.40:1-3; Sal.46.1-3; Mt.10:29;Jn.1:3;Rom.8:28; Col.1:16,17)
VII. LA CONDICION DEL HOMBRE  
El hombre es pecador por voluntad propia. Es 100% responsable de sus acciones morales ante Dios, ante la sociedad, ante su familia y delante de sí mismo. Por sus pecados está separado de Dios y en tinieblas, causando daño a Dios y a los hombres, por eso merece un castigo eterno; a menos que se arrepienta  y se vuelva a Dios, se perderá eternamente. Creemos en a existencia literal de un lugar de tormento eterno llamado infierno, tal como lo enseño Jesús. Creemos que el hombres es libre y responsable para elegir cual camino tomar, si el de la salvación o el de la condenación eterna.
TEXTOS DE PRUEBA
(Rom.3:9-18; Ap.21:8; Lc.16:19-26; Mt.25:46; Rom.3:22; Rom.2:6; Ef.4:18-19; Rom.2:2; Rom.2:5; 15.1:19-20; Mt.7:13-14; Lc.13:5; Mt.13:19).
VIII. LA SALVACION
CRISTO, SALVADOR DEL PECADO
Creemos que hay un mediador entre Dios y los humanos, el hombre Cristo Jesús. El propósito de la encarnación del eterno hijo de Dios fue el de redimir a los humanos del pecado y la muerta, destruir el poder y as obras del diablo, y reconciliar a los humanos con Dios. En su carácter de profeta, el Señor Jesús no solamente proclamo la palabra de Dios. En su carácter de sacerdote, el mismo fue sacrificado por el pecado, y ahora intercede antes el Padre por los santos. En su carácter de Señor resucitado y Rey, está invitado de toda autoridad en el cielo y tierra.
En su vida el Señor Jesús demostró perfectamente la voluntad de Dios. Aunque estuvo sujeto a toda tentación como nosotros, nunca peco mediante el derramamiento de su sangre inauguro el nuevo pacto, venció el poder del pecado para aquellos que practican la fe en él, y triunfo sobre Satanás. Por su resurrección de entre los muertos, Cristo Justifico plenamente a aquellos que en el creen. Por la fe cada creyente esta unido el Cristo resucitado y glorificado, el Señor de la gloria.
La salvación del alma se opera cuando Dios perdona completamente al hombre por sus pecados pasados. Los beneficios de la salvación incluyen este amplio perdón, la liberación de la esclavitud dl pecado, la libre comunión con Dios y una plena, en la paz y feliz AHORA y el paraíso después que la persona muera. Creemos en un cielo p paraíso eterno en donde los seres humanos experimentan paz, gozo y felicidad perpetuos tanto antes como después de la resurrección de los muertos.
TEXTOS DE PRUEBA
(Lc.19:10; Rom.5;11; 2 Cor.5:21; 1 Tim.2:5; Heb.2:14-15; 4:15; Hch.10:43;Ef.1:7; Ef.4:32; Rom.8:2; Rom.6:14; Rom.6:22;Heb.4:16; Ef.2:18-19; Col.1:10; Gal.5:22-23;Ap.21:3-4; Mt.25:46; Mt.25:34; Fil.1:23)
IX. COMO VIENE LA SALVACION
Creemos que la salvación es por gracia, un don de Dios, y no por obras, la muerte y resurrección de Cristo son meritos suficientes para la salvación de toda la humanidad, y se ofrecen a todos y son para todos. Los requerimientos bíblicos para recibir la salvación son: tener un verdadero arrepentimiento y una fe sincera en Jesucristo. El arrepentimiento es: avergonzarse por los pecados pasados, confesarlos a Dios y apartarse  totalmente de ellos. Siendo esta la obligación de todos los hombres, esto no es suficiente; se necesita la plena confianza en la persona y obra expiatoria de Jesucristo para recibir la salvación. Sin arrepentimiento, o sin fe en Jesús no puede haber salvación.
TEXTOS DE PRUEBA
(Ef.2:8-9; Mr.1:15; Hch.20:21; Prov.28:13; Is.55:7; Hch.17:30; Rom.3:24-25; Jn.20:31)
X. LAS EVIDENCIAS DE LA SALVACION
Cuando una persona verdaderamente ha recibido la salvación  entonces se puede llamar cristiana. La evidencias de esta salvación son una forma de vida realmente santa y  pura, (apartado de la práctica del pecado), tanto exterior como interiormente, en pensamiento, en intención, en deseos  y en obras.
TEXTOS DE PRUEBA
(Hch.11:26; Rom.6:22; Rom.8:4; 2 Tes.2:13; 1 Jn..3:9; 1Jn.2:4; 1Jn.2:6; Mt.5:8; Heb.10:10; Heb.12:14)
XI. EL ESPIRITU SANTO Y LA VIDA CRISTIANA
Creemos que Cristo, Señor y Salvador, hace su obra por medio del Espíritu Santo convence  he pecado. Por medio del Espíritu Santo aquellos que creen son hechos nuevas criaturas. El supremo ministerio del Espíritu es conducir a los hombre y mujeres a Cristo y su salvación. Cuando los cristianos se someten a Cristo y obedecen su palabra, el Espíritu Santo les transforma en imagen  espiritual  de Jesucristo, y les da poder para preservar en la fe y en santidad. Les da poder para ser testigos eficaces de Cristo y de su salvación, llena sus corazones de amor hacia todos los humanos, y les mueve a practicar el discipulado cristiano. El Espíritu Santo otorga a cada creyente los dones adecuados para la edificación del cuerpo de Cristo. La presencia del Espíritu Santo es el sellos de propiedad de Dios sobre el creyente cristiano. Es la garantía de Dios de que también redimiera los cuerpos de los creyentes en el día de Cristo.
Todos los salvos tiene las influencias del Espíritu santo en su vida, pero la Biblia es clara cuando enseña acerca de una experiencia llamada Bautismo en el Espíritu Santo. Creemos que es una experiencia personal, consciente y vivencia con e Espíritu Santo, en la cual la persona recibe la habilidad divina para extender el reino de Dios, y le son comunicados los dones que Dios quiere.
Las evidencias de recibir este bautismo son:
· Poder para poder testificar
· Poder para la intercesión
· Una vida santa estable
· Un gran amor por Dios y por los hombres
Creemos que esta experiencia es dada única y exclusivamente a las personas que ya han sido salvas.
TEXTOS DE PRUEBA
(Jn.16:7-8; Hch.1:8; Rom.5:5 1Cor.12:11; 1Cor.3:16; Hch.2:4; Hch.4:31-33; Hch.8:17; Ef.1:13; Gal.3:2; Gal.4:6; Rom.8:26; 2 Tes.2:13; Rom.5:51;Ef.1:13).
XII. LA OBEDIENCIA A LOS MANDAMIENTOS DE JESUS
Creemos que todo verdadero cristiano estará gozoso de obedecer todos los mandamientos de Jesús, algunos de los cuales son:
· Predicar el evangelio
· Orar primeramente
· Disciplinar a otros
· Orar en reuniones publicas
· Atender a los cultos
· Estudiar la Biblia
· Apartarse del pecado
· Instruir a los indoctos
· Bautizarse en agua
· Tomar la Cena del Señor
· Perdonar a los que nos dañan
· Ayudar a los necesitados
· Visitar a los enfermos
· Amar a los enemigos
· Ayudar a sus hermanos
Creemos que si alguien, con previo conocimiento, no obedece los mandamientos de Jesús no es Cristiano. Sabemos que el obedecer los mandamientos no salva a nadie, sino mas bien es la evidencia de haberse arrepentido y haber creído verdaderamente.
TEXTOS DE PRUEBA
(1 Jn.2:4; Jn.14:21; Jn.14:24; Lc.6:46; Lc.6:46; Lc.6:49; Stg.2:17; Tito.2:14; Mt.5:16; Stg.2:10).
XIII. LA APOSTASIA
En la Iglesia Cristiana de Houston, creemos que hay personas que apostaran de la fe, es decir se apartaran definitivamente de la doctrina ortodoxa cristiana; volverán a su pasada manera de vivir, dejando de confiar sinceramente en Jesucristo. Creemos que tales personas han renunciado voluntariamente a la Gracia de Dios y si muere en este estado les espera la condenación eterna.
Esta apostasía es parte de las señales que procederán a la segunda venida de Cristo. Es por esto que en la Biblia se exhorta al cristiano a persevera firme hasta el fin, permaneciendo en Jesús y su doctrina.
TEXTOS DE PRUEBA
(1 Tim.4:1; 2 Tes.2:3; Jn.15:4-6; Mt.24:13; Rom.11:22; 2 Cor.6:1; Gal.5:4; Heb.3:6; Heb.3:14; Heb.10:38; Stg.5:19-20; 2Ped.2:20-21).
XIV. LA IGLESIA
Creemos que la obra redentora de Dios en la historia ha conducido al establecimiento de la iglesia cristiana. Cristo establecía su iglesia cuando derramo su Espíritu el día de Pentecostés. Preparando esta iglesia Dios entro en un pacto con Abraham y sus descendientes. Hoy en día, los descendientes espirituales de Abraham son aquellos que tienen fe en Cristo, son el pueblo de Dios, el cuerpo de Cristo, compuesto por creyentes de todas las razas y naciones. La iglesia es la comunidad de todos los que creen en él, y le obedecen sus mandamientos, la comunidad de los santos. Constituyen el cuerpo visible de los discípulos cristianos y no algo místico, ni tampoco una organización humana. La membrecía en la iglesia depende de una respuesta voluntaria al ofrecimiento de salvación en Cristo que hace Dios y la sujeción a su señorío.
Función.
La función de la iglesia es demostrar al mundo, la voluntad de Dios, a través de la predicación de la sana doctrina y el testimonio personal de cada uno de sus miembros. Dar testimonio a todos de la intenciones y del poder salvador de Dios en Cristo, y hacer discípulos de entre todas las naciones. La iglesia procura conducir a todos a la obediencia de la fe. Los creyente se reúnen en la iglesia para recibir instrucción, para adorar, para tomar parte en la tare del cuerpo de Cristo de testificar y evangelizar, para practicar las ordenanzas, para experimentar comunión  cristiana, y para recibir la disciplina de la palabra y del Espíritu  de Dios. El Espíritu guía a la iglesia a descubrir los dones que él ha otorgado a los miembros para la edificación del cuerpo.
La iglesia tiene la obligación de hablar con autoridad acerca de la voluntad de Dios. Deberá escuchar la palabra de Dios u obedecerla cuando tenga que enfrentar los conflictos morales y espirituales de cada siglo de la historia.
La iglesia está llamada a ser una hermandad bajo el señorío  de Jesucristo, una comunidad de amor donde hermanos y hermanas se preocupan por el bienestar de todos, tanto espiritual como material. Esta preocupación les lleva a tratar de ayudar el hermano errado a encontrar la senda correcta: también les lleva a compartir generosamente tanto ayuda económica como una palabra de estimulo, y les anima para dar y recibir consejo.
TEXTOS DE PRUEBA
(Ex.2:24; Gal.3:6-9: Hch.2.41-42; Hch.2:46-47; Hch.20:28; 1 Tim.3:15; Ef.5:27; Col.1:18; Apoc.1:4; Hch.11:26; Mt.16:18; Mt.28:19-20; Hch.15:1-41; 1 Cor.5:11-13; 2 Cor.2:6-11; Mt.18:15-17).
XV. ORDENAZAS

BAUTISMO EN AGUA Y CENA DEL SEÑOR
Dos de los mandamientos de Jesús resalta por ser al mismo tiempo ordenanzas, medios de gracia y ceremonias, estos son: el Bautismo en agua, y el tomar la cena del señor. Creemos que todos los que han sido salvos, deben participar de ambos.
Llevar a cabo estas ceremonias es una evidencia de verdadera fe. Pero sin esta fe no tiene validez ni comunican gracia al alma.
BAUTISMO EN AGUA: Creemos en un solo bautismo en agua; solo en adultos arrepentidos y con fe sincera en Jesús, el bautismo es por inmersión y puede ser en el nombre de Jesucristo o del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, como lo aprueban nuevamente las Escrituras.
CENA DEL SEÑOR: La cena del Señor o comunión es un memorial en el cual u grupo de gente salva toma los emblemas de la sangre y cuerpo de nuestro Señor Jesucristo (esto es; fruto de la vid y pan sin levadura). Esto se hace en memoria y acción de gracias a Jesús por haber dado su vida por nosotros. Es también una señal de amor y unidad entre los cristianos. Debe celebrarse periódicamente según enseñan las Escrituras.
TEXTOS DE PRUEBA
(Mt.28:19-20; Hch.2:38; Rom.14:23b; Ef.4:5; Hch.2:41; Stg.2:17; Lc.22:13-20; 1 Cor.11:23-26; 1Cor.10:16-17; Hch.20:7).
XVI. GOBIERNO DE LA IGLESIA
Creemos que cabeza de la iglesia es Jesucristo mismo y que El gobierna a los creyentes mediante su Espíritu Santo y las Sagradas Escrituras. Creemos también que El mimo ha delgado autoridades para ayudar al funcionamiento de la iglesia y la edificación de los creyentes por medio de: la exposición de la palabra, el discipulado, administración de disciplina y toma de decisiones eclesiales para lograr los objetivos de extender el reino de Dios.
Tales autoridades se denominan en primer término pastores, obispos o ancianos, que son una misma cosa, y deben siempre tener los requisitos de: alta moralidad, llamamiento, instrucción doctrinal señalados en la Biblia, así como la aprobación de la congragación cristiana. El no tener algunos de los cuatro puntos anteriores descalifica a una persona para el pastorado; asimismo el perder uno de estos puntos habiendo sido previamente nombrado pastor también lo descalifica.
En segundo término tenemos a los diáconos; encargados de la administración de recursos materiales y la ayuda pastoral. Los diáconos y diaconisas deben tener los requisitos señalados en la Biblia.
En tener lugar tenemos como autoridades a los discípulos maduros, siempre que estos cumplan con los requisitos bíblicos de un verdadero cristiano, así como la experiencia doctrinal, y testimonio probado para ser considerado como tales. El perder cualquiera de estas cosas lo descalifica a uno como autoridad.
Las funciones de las autoridades en la iglesia son:
· Exponer la palabra de Dios a creyentes e incrédulos.
· Velar por la salud espiritual y moral del rebaño
· Velar por la integridad de la sana doctrina
· Ejercer acciones disciplinarias cuando sea necesarias
· Administrar los recursos materiales necesarios para la extensión del reino de Dios
· Administrar las ordenanzas del bautismo y Cena del Señor
· Atender la consejería bíblica personal
· Discipular a la iglesia y a otros que estén llamados al ministerio
· Promover planear las estrategias necesarias para lograr los objetivos de la iglesia
Todo lo anterior bajo la guianza del Espíritu Santo y siempre de acuerdo con las escrituras y nunca en contraposición a ellas o al espíritu de las mismas.
Creemos que el gobierno de la iglesia es local y autónomo, aun cuando las diferentes iglesias locales se relacionan entre si y dependen unas de otras. Creemos que los ancianos manifestaran unos de los giros ministeriales espirituales estipulados en Efesios 4:11, y dependiendo de esto, podrán moverse de iglesia en iglesia o tener autoridad en más de una iglesia local.
Es sano y deseable que haya más de un pastor en las congragaciones que por su numero así lo requieran y es importante que donde haya uno sol, este se reúna con los diáconos y discípulos maduros para gobernar juntos con ellos la iglesia.
El mandamiento de los ministros y otras autoridades será por parte de la iglesia, tomando para ello de los diezmos, las ofrendas voluntarias y donativos especiales que para el caso explica claramente la Biblia. Consideramos digno, justo y honroso que si una persona se va a dedicar 24 horas al día al servicio de Dios y de su iglesia, a tal persona se le debe de proveer de lo necesario para su sustento, tanto para ella como para su familia si la tiene, para que pueda dedicarse sin preocupaciones a la importante tarea de extender el reino de Dios
TEXTOS DE PRUEBA
(Ef.5:23; Jn.14:26; Jn.16:13; Heb.8:10-11; Hch.20:32; 2Tim.3:15-16; Stg.1:21; 1 Tim.4:16; Ef.4:11-13; Fil.1:1; 1 Ped.5:1-4, Heb.13:17; 1 Tim.3:1-13; Tito.1.7-9, Hch.14:23; 1Cor.9:14; 1 Tim.5:17-18; Mal.3:10; Mt.23:23).
XVII. LA DISCIPLINA EN LA IGLESIA
Creemos que el Señor Jesús ha dado autoridad a su iglesia para ejercer disciplina. Los propósitos de la disciplina son conducir a cada miembro a la estatura de la plenitud de Cristo, restablecer a los miembros a la plena comunión cuando caen en pecado, aclarar a todos los miembros el significad del discipulado cristiano, promover la pureza de la iglesia, amonestar al débil y al inmaduro en cuanto al carácter serio del pecado y  de la desobediencia a la palabra de Dios, y mantener sin mancha la imagen y el testimonio de la iglesia frente al mundo. En esta tarea la iglesia emplea la enseñanza pública. El consejo privado, la oración intercesora, la seria amonestación y censura, y la exhortación compasiva. En condiciones normales se dan tres oportunidades para el arrepentimiento en obediencia a Mateo 18:15-17. La primera vez, se exhortara a la persona en privado y se ofrecerá ayuda para restaurarla; si la persona persiste en su pecado, se hace una segunda exhortación, esta vez con testigos. Si persiste en su falta se llama a los ministros en representación de la iglesia; si aun así persiste, entonces se comunicara a la iglesia su expulsión. En todos los casa se ofrecerá la ayuda necesaria para restaurar al ofensor.
Cuando el pecado sea de tal manera cometido que ponga en peligro la salud física, espiritual o moral de la iglesia, se procederá a expulsar al ofensor sin las tres exhortaciones, tal como la Biblia hace provisión para ellos en 1 Cor 5:1-6;9-13.
TEXTOS DE PRUEBA
(Gal. 6:1; 1 Tes. 5:14; 1 Tim. 5:20; Mt 18:15 – 17; 1 Cor 5:1 -6; 9-13; Tito 3:10-11).
XVIII.  LAS AUTORIDADES CIVILES Y LA IGLESIA  
En la iglesia Cristiana de Houston creemos en estar sujetos a nuestras autoridades civiles, ya que en la Biblia enseña que están puestas de parte de Dios. Honramos a nuestras autoridades así como los símbolos patrias y es nuestro deber el pagar impuestos como lo manda la ley. Rechazamos la participación de la iglesia en política, pues nuestra misión, como la de Jesús, es exclusivamente espiritual, moral y social.
TEXTOS DE PRUEBA
(Rom. 13:1-6; Rom. 13:7; 1 Ped. 2:13-14).
XIX. EL MATRIMONIO Y EL HOGAR
Creemos que el comienzo de la historia humana Dios instituyo el matrimonio. Ordeno que el hombre dejara a su padre y a su madre y se juntara a su esposa, y que los dos serán uno en amor y en sometimiento mutuo. La voluntad de Dios es que el matrimonio sea un estado sagrado, monógamo y que dure para toda la vida. El servicio a Cristo por parte de la persona soltera es igualmente agradable  a los ojos de Dios. El matrimonio fue instituido para la felicidad del esposo y de la esposa y para la protección y educación cristiana de los niños.
TEXTOS DE PRUEBA
(gen. 2:24; Mt. 19:3-9; Mr. 10:2-9; 1 Cor. 7:2; 1 Cor. 7:32; Heb. 13:4; Ef. 6:1-4)
XX. EL ORDEN DIVINO DE DIOS PARA EL HOMBRE
Creemos que en su relación con el Señor, hombres y mujeres son iguales, porque en Cristo no hay ni varón ni mujer.
Pero el orden de la creación Dios ha hecho al hombre y a la mujer idóneos para diferentes funciones; al hombre ha sido asignado un rol especial de liderazgo, mientras que al amigar está dotada especialmente para educar y servir. Dios ha puesto al hombre como cabeza de la mujer. Estando en Cristo estos dones naturales y autoridad no se anulan, ni en el hogar ni en la iglesia.
La acepción por parte del hombre y de la mujer del orden de la creación de ningún modo limita la libertad a la cual tiene derecho, sino que más bien asegura que encuentre sus respectivos roles en los cuales podrá servir con mas gozo y provecho.
TEXTOS DE PRUEBA
(Gen. 2.18-23; Gal. 3:28; Ef. 5:22-24; Col. 3:18)
XXI. LA FAMILIA
Creemos que la familia fue diseñada por Dios a través del matrimonio, por tanto creemos nuestro deber el cuidar y edificar a la familia con sólidos principios morales cristianos para protegerla de la desintegración, la inmoralidad, el alcoholismo y de todos los vicios y males  prevalecientes en nuestra cultura moderna. Rechazamos el divorcio, a no ser por las causas contempladas en la Biblia, la infidelidad conyugal, la unión libre, la discriminación de la mujer, el abuso de menores, la irresponsabilidad paternal, la ignorancia y todas aquellas costumbre que promuevan esto, o que mengue y debiliten la estabilidad espiritual, moral y material de la familia.
Creemos que el cristianismo es para toda la familia y que primero se vive dentro del hogar.
TEXTOS DE PRUEBA
(Gen. 2:24; Mt. 5:32; Mt. 19:9; 1 Tim. 5:8; 1 Tes. 4:11-12; Ef. 5:28; Ef.6:1-2; Hech. 2:39; Dt. 6:6-7; 1 Cor. 16:19)
XXII. DISCIPULADO Y NO CONFORMIDAD
Creemos que hay   dos reinos que se oponen el uno al otro, los cuales los hombres y mujeres dan la lealtad espiritual: el reino de Cristo y el reino de Satanás. Aquellos que pertenecen el reino de Satanás vivió para el pecado y para el yo, y rehúsan obedecer en la fe. El reino de Cristo está compuesto por aquellos que han renacido y que han entrado por la de en unión con el Señor Jesucristo. En ellos el fruto del Espíritu es evidente. Reconocen el Señorío de Cristo y realizan toda clase de buenas obras. Procuran la santidad del corazón, de la vida, de su hablar, y rechazan todo yugo desigual con los no creyente. Consideran sus cuerpos como templos del Espíritu Santo y crucifican su carne con sus afectos y malos deseos. Por lo tanto evitan cosas como las drogas que producen adicción, el ingerir bebidas alcohólicas, y el tabaco. Creemos que su adorno ha de ser la belleza de espíritu, lo cual se manifestara en un atuendo modesto, económico, simple, y apropiado para aquellos que profesan la fe cristiana. Trataran de ser cristianos en su mayordomía del dinero y las posesiones. Sus diversiones serán compatibles con su profesión de cristianos. Mediante el Espíritu deben poner a un lado al hombre viejo y revestirse de nuevo.
TEXTOS DE PRUEBA
(Mt.7:13-14; 1 Jn.3:8;13; 2 Cor.5:17; Gal.5:22-23; Tito.2:14; Rom.12:1-2; 1 Cor.6:12-19; 2 Cor.6:14-18; Ef.4:20-32; Col.1:13; 1 Tim.2:9-10)
XXIII. LA IGLESIA Y LA SANIDAD
Creemos que la iglesia debe ejercer el ministerio de la oración sobre aquellos que están en necesidad. La oración por los enfermos puede ser acompañada por la unión simbólica con aceite practicada por los ancianos de la iglesia. En respuesta a la oración de fe y de acuerdo con su voluntad. Dios sana de diversas maneras mediante la ciencia, o por su directa intervención.
Cuando la curación no ocurre, creemos que la gracia de Dios es suficiente. La plena redención del cuerpo tendrá lugar recién cuando Cristo vuelva.
TEXTOS DE PRUEBA
(Stg.2:14-16; 1 Ped.2:24).
XXIV. TIEMPOS DEL FIN CONSUMACION DE LOS TIEMPOS.
Creemos que además del orden físico al cual nuestros sentidos están relacionados, existe un orden espiritual eterno, el ámbito de Dios, de Cristo, del Espíritu Santo, de los ángeles y de la iglesia triunfante. Creemos que al morir, los justos entran de inmediato en consciente y gozosa comunión con Cristo, mientras que los malos entran en un estado de sufrimiento consiente.la iglesia también aguarda con esperanza el día del Señor, el retorno de Cristo en persona como Rey de Reyes y Señor de Señores, y el glorioso futuro del reino de Dios, en su triunfante segunda venida, Cristo dará lugar a la consumación de todas las cosas. Su venida traerá la resurrección, el juicio de los justos y de los injustos, y  el cumplimiento de su glorioso reinado. Jesucristo consumara el reino de Dios el Padre, purificara el mundo con fuego, creara nuevos cielos y nueva tierra, entregaran a los incrédulos al castigo eterno, y conducirá a sus hijos a la eterna bienaventuranza del mundo venidera. Creemos que habrá un arrebatamiento real en el cual los creyentes serán tomados de la tierra para estar siempre con el Señor Jesús.
TEXTOS DE PRUEBA
(Dn.12:2; Mt.25:34,41; Mc.9:43-48; Lc.16:22-23; Jn.5:22; 1Cor.15:24; Jn.5:28-29; 2 Cor.5:1-4; Lc.23:43; Fil.1.23; 1 Tes.4:13-18; 1 Ped.1:4; 2 Ped.3:13; Ap.21:3-4, 22:3-5).
XXV. LA MISION DE LA IGLESIA HACIA LA SOCIEDAD
Jesús de Nazaret vivió aliviando siempre las necesidades y los sufrimientos de los que le rodeaban. El se interesaba en cumplir toda la necesidad del hombre, espíritu, alma y cuerpo.
Creemos que Jesucristo ha dado a la iglesia la comunión de ir por todo el mundo haciendo discípulos de entre todas las naciones, bautizándolos y enseñándoles a guardar sus mandamientos. Jesús encomendó a la iglesia la mayordomía del evangelio, y prometió el poder del Espíritu Santo para la tarea de evangelización es inherente en la naturaleza misma de la iglesia. Por tanto al igual que Jesús, la iglesia está interesada no solamente en el bienestar espiritual de los individuos, sino en su bienestar total. La iglesia debe ministrar a aquellos que tienen necesidades físicas o sociales. En la Iglesia Cristiana de Houston  creemos que no se puede ser un verdadero cristiano sin involucrarse seria y activamente en una acción social CONSTANTE, en  obediencia al ejemplo y a los mandamientos de Jesús creemos en:
· Visitar y ministrar a las necesidades de los enfermos en hogares, sanatorios y hospitales.
· Visitar cárceles, asilos, orfanatos, centros de detención juvenil, etc.
· Atender a los pobres, viudas, huérfanos y desamparados en sus necesidades.
· Ayudar a restaurar a los marginados, desadaptados, sociales, alcohólicos, drogadictos, prostitutas, homosexuales, y delincuentes juveniles.
· Ayudar en momentos de desastre o de crisis nacionales.
· Instruir no solo en lo espiritual, sino también en lo secular a los indoctos sea cual sea su condición social o religión.
Estamos convencidos de que si alguien no se involucra en esta tarea de todo corazón y según sus recursos, tiempo y habilidades, entonces no es un seguidor de Jesús.
TEXTOS DE PRUEBA
(Mt.25:34-40; Mt.10:7-8; Mt.9:13; Mt.7:21; Stg.1:27; Gal.6:10; Gal.5:14; Mt.7:12; Mt.5:6; Mt.5:7; Mt.5:9; Miq.6:8; 15.1:17).
XXVI. LA IGLESIA  Y EL SECTARISMO RELIGIOSO
La Iglesia Cristiana de Houston, nos manifestamos en contra del sectarismo, por lo tanto nos interesamos en el bienestar de todas las  personas, independientemente de su religión. A nuestras predicaciones y estudios están invitadas todas aquellas personas que desean sinceramente encontrar y seguir la verdad, no importa su credo o filiación religiosa.
Nuestro servicio es gratuito; no cobramos por asistir a ninguno de nuestros eventos, no por impartir enseñanza o consejería bíblica. Si en algún material didáctico se llega a cobrar alguna cuota, es solo el precio de recuperación y esto como ofrenda voluntaria. Si alguien tiene escasez de recurso  económico le daremos con gusto el material sin cargo alguno. Estamos en contra de que el evangelio se utilice como fuente de enriquecimiento y se haga comercio con él, Jesús lo prohibió.
TEXTOS DE PRUEBA
(Mt.10:8b;1 Cor.9:18; Jn.2:14-16; Mr.11:17; 2Cor.12:14-15; Hch.20:35).
ESTOS TEXTOS BIBLICOS QUE MANEJAMOS EN ESTEA PAGINA SON TOMADOS DE LA BIBLIA REINA VALERA REVISION 1960